Una escena de la cinta Hostel

1980: La víctima corre por un bosque oscuro y desolado huyendo del asesino maniático. La víctima tropieza y cae al suelo, lo que permite que el asesino finalmente la alcance. La víctima grita desesperadamente. El asesino levanta su cuchillo. Cambio de escena.

2005: La víctima está atada con cadenas a una silla en un cuarto oscuro y mugroso. En una mesa a su lado hay una colección de instrumentos quirúrgicos, navajas afiladas, tijeras, un taladro de precisión, todos en metal brillante, impecable. La víctima mira a su alrededor mientras se da cuenta poco a poco de la situación precaria en la que se encuentra, y comienza a gritar y vomitar a la vez que entra en la habitación un hombre vestido en lo que parece ser un atuendo de cirujano con fetiche de látex. La víctima grita en agonía mientras el torturador utiliza los instrumentos en diferentes partes de su cuerpo. Todo el proceso de tortura se presenta paso a paso, en completo detalle.

La segunda escena describe una de las secciones de la cinta Hostel (2005), del director Eli Roth. La diferencia entre ambas escenas es típica de un nuevo género de cine que ha surgido recientemente en Hollywood, que David Edelstein de la Revista New York apropiadamente llama “Pornografía de Tortura” (“Torture Porn”). Mientras los “Slasher Flicks” de los ochenta se concentraban en el suspenso de la persecución, esta nueva generación de cintas en vez prefiere enfocarse en la carnicería que viene después.

La tendencia se ha visto en películas de años recientes como Saw (2004), High Tension (2003), House of 1000 Corpses (2003) y su secuela The Devil’s Rejects (2005), ambas del rockero Rob Zombie, y alcanza su pico con Hostel y Wolf Creek (2005), probablemente la más sádica del grupo. También tengo entendido que el “remake” de The Hills Have Eyes (2006) sigue este patrón, pero no la he visto aun. En todas la violencia gráfica alcanza niveles que previamente no se habían visto. En muchos casos en los que veía la película en mi casa, me encontraba dándole pausa a la cinta y tomando descansos para “aliviarme” de lo grotesco de algunas escenas. Nada divertido.

Como siempre, este género no es una invención completamente original del cine norteamericano. Luego que Hollywood encontró una mina de oro rehaciendo “ghost stories” originales de Japón (Ringu/The Ring, Ju-On/The Grudge, Honogurai mizu no soko kara/Dark Water), era cuestión de tiempo antes que empezaran a recibir influencia de las propuestas más violentas del cine de horror asiático. Este es el género de películas lidereado por Takashi Miike y otros directores que llevaron el “gore” a niveles sin precedentes (Miike, de paso, hace un “cameo” en Hostel). Créame, usted no ha visto violencia hasta que no haya visto cintas como Audition (1999), Ichi the Killer (2001) y Three…Extremes (2004). El “torture porn” americano no es una copia directa de las ultraviolentas asiáticas, pero mi predicción es que hacia eso es que se mueven.

En un artículo anterior titulado Sobre la Violencia en el Cine hacía una distinción entre la violencia “hueca”, que es aquella que se presenta de manera estilizada e inverosímil a propósito, como una forma de insularnos de la misma, y la violencia “fuerte”, que es aquella que se muestra en toda su crudeza y que produce en el espectador un sentido de tristeza y desesperación. En el caso de la violencia fuerte siempre nos queda la duda de si el cineasta está utilizando este recurso como una manera de llevar un mensaje, como es la controversia acerca de Irreversible, de Gaspar Noé. Muchas de estas cintas del nuevo cine de terror están caminando esa línea muy fina entre mensaje y explotación, otras sencillamente no piden disculpas por intentar “divertirnos” con sus espectáculos grotescos. De paso, si usted cree que las audiencias en general rechazan este tipo de diversión, piense de nuevo; la gran mayoría de ellas han sido rotundos éxitos taquilleros.

Por otro lado hay quienes aplauden a estos cineastas por “subir las apuestas” y tratar de cruzar esa última frontera del verdadero terror. En un mundo donde la gente vive insensible ante la violencia, el único terror que verdaderamente nos afecta es aquel que es creíble, grotesco y tangible. Como bien dice Edelstein en su artículo, Mel Gibson probó este punto con nada más y nada menos que La Pasión de Jesucristo.

Artículos Relacionados:

Presiona para mostrar los comentarios (10) o añadir un comentario. Comentarios (presiona para esconder)
  1. Kahlúa Macarena junio 15, 2006 12:30 pm

    “the ring” me encantó. “dark water” y “the grudge” no son nada al lado de “the ring”.

    vi “saw” y me gustó mucho. “hostel”… me gustó, pero no tantísimo, aunque la escena que describes fue macabra. pero es lo mismo… después de ver “saw”, nada me impresiona. “saw” se ha convertido para mí en el yardstick against which all future torture porn movies shall be measured. 😉 y “the ring” lo será para el resto de las películas de esa clase. (creo que “saw” y “the ring” no son de la misma clase… quizás pertenecen a subclases diferentes de terror, siendo el torture porn una de ellas…)

    “la pasión” me gustó también, pero creo que aunque mel gibson fue atrevido con su estilo, no produjo, al menos en mí, la misma sensación que las otras películas. con el torture porn uno puede desde sentir muchísimo miedo hasta reírse, quizás por el mismo nerviosismo que produce el miedo. yo con “la pasión” sentí puro dolor, claro que por el tema en cuestión. si llegasen a torturar a alguien de la misma manera en otra película, lo veo de lo más tranquila mientras me saboreo mi pop corn…

    excelente artículo, rafi. ahora voy a tener que añadir todas esas películas que mencionaste, “audition”, “ichci” y “three extremes” (que no sabía ni que existían) a mi lista de netflix… ¡es que es un vicio!

  2. Ferran junio 16, 2006 8:55 am

    No quiero ni pensar cómo pueden afectar estas peliculas a nuestra ya degradada sociedad…

  3. Rafi junio 16, 2006 4:05 pm

    Kahlúa: Creo que vas a encontrar que Takashi Miike es un cineasta muy pero que muy controversial, pero a la vez increíblemente genial. Son algunas de las películas más “weird” y perturbadoras (pero interesantes) que he visto (y eso, que mi misión en los últimos años ha sido ver las películas más “weird” que pueda encontrar). Si ves el artículo que tienen de él en Wikipedia también verás que es un tipo muy ecléctico, ya que ha dirigido una cantidad de películas que nada tienen que ver con violencia (dramas y hasta películas para niños).

    Por supuesto, te advierto que tengas cuidado, pues nuevamente repito que la violencia en esas tres películas que mencioné no es nada fácil, especialmente Ichi the Killer.

    De hecho, tan pronto como vea otras de sus películas más comentadas (Dead or Alive, Visitante Q) voy a ver si escribo algo aquí sobre él.

    Ferran: No voy a entrar en el ya antiguo debate de si son los medios los que dañan a la sociedad o si es que la sociedad la que se refleja en los medios, pero no hay duda de que a la gente le atrae este tipo de temas. El caso de La Pasión de Jesucristo es interesante porque utiliza la misma técnica con el fin de llevar su mensaje, y creo que la mayoría de la gente entendió la intención. Yo no te voy a negar que, a pesar que no encuentro estas películas muy divertidas, a veces siento una atracción a lo grotesco; supongo que todo el mundo tiene algo de eso dentro de ellos.

  4. Francisco Torres (lordpicis) junio 18, 2006 4:08 pm

    Soy un cinéfilo de la mata, y he visto toda clase de películas, desde las más dulces, hasta las más violentas, pero la tendencia a la violencia, es incluso lógica, si lo vemos desde el punto de vista humano. El ser humano se satura rápidamente de las cosas, y necesita que la estimulación sea mas intensa cada vez, para así llegar al punto de excitación “adecuado”.
    Pero hay algo absurdo en todo esto, mientras nosotros miramos con incredulidad, la violencia que presentan las películas y comentamos burlonamente la mentira que estamos observando, nos estamos negando a una oscura realidad, y es que lo presentado en ellas, apenas le llega a los talones, a lo que realmente pasa en este mundo.
    Hace un tiempo me enviaron un relato que me erizo todo el cuerpo. Era este joven gay, que se citaba por primera vez con alguien, que conoció en un Chat, y la cosa es que llego al lugar acordado, que era la casa del otro individuo, entro y vio todo bien, a los pocos minutos, salieron tres tipos mas de sorpresa, amarraron al joven, lo orinaron, lo llenaron de excreta, humillaron, golpearon, y para rematar, le introdujeron un palo lleno de navajas por su ano, sacándolo y metiéndolo sin atisbo de pena, destrozándole todo su recto y demás, lo dejaron desangrándose asta casi morirse, ahora no recuerdo como sobrevivió, pero de que supera a Hollywood, lo supera. Quien sabe que más sucede a nuestro alrededor y lo ignoramos.
    Cabe preguntarse, ¿hasta donde serán capaces de llegar las producciones de cine?, si la repuesta es, hasta el limite, eso también da escalofríos.

  5. Francisco Torres (lordpicis) junio 18, 2006 4:51 pm

    Feliz dia de los padres!!!!!!!!! Rafi.

  6. Rafi junio 21, 2006 11:51 am

    Francisco: De acuerdo con tus comentarios y ¡uf!, el cuento que haces de veras prueba que la realidad es más fuerte que la ficción.

    Sobre tu pregunta “¿hasta donde serán capaces de llegar las producciones de cine?”, créeme que hay toda una corriente de cine underground internacional (“bajo presupuesto” ni siquiera comienza a describirlo) que es muchísimo más violento, explotador y escandaloso que las cintas que hemos hablado aquí. Lo curioso es cómo una violencia tan “fuerte” (relativamente hablando) ha podido asentarse en el mainstream.

    Re: “Feliz dia de los padres!!!!!!!!!” ¡¡Gracias!!

  7. óscar junio 21, 2006 3:55 pm

    Hola, yo no he visto hostel, pero os recomiendo H6 diario de un asesino, se estrena el 7 de Julio en España y no creo que deje indiferente a nadie. Buena película de Misterio y Terror.

    http://www.diarioasesino.com

  8. afreytes julio 2, 2006 10:15 pm

    Saludos Rafi,

    @LordPiscis: completamente de acuerdo.

    Recuerden que como toda insdutria establecida, a las compañias de Hollywood no les gusta correr riesgos creando productos cuyo valor en el mercado no está probado. Por esta razón Hollywood mira a otros lares, donde si se corren riesgos, para ver que es lo que se pueden copiar, americanizar y luego vender…

    Otros ejemplos además de los que mencionaste son:
    The Lake House = Il Mare (romance, ciancia ficción, koereana si no mal recuerdo)
    The Eye = The Eye (cantonesa, la versión americana no ha salido)
    Vanilla Sky = Abre Los ojos (romance-ciencia ficción, española)

    Muchos ejemplos más en wikipedia aquí

  9. Gaby agosto 21, 2006 2:35 am

    Uff.. Ichi the killer y Audition no son nada comparada con Visitor Q..esta es realmente perturbadora (ojo.. no quiero decir que me agrade) esperare tu comentario si logras terminar de verla.

  10. Rafi agosto 30, 2006 4:27 pm

    Gaby: Wow, vi Visitor Q y de veras que es perturbadora. Yo tampoco puedo decir que me agradó pero Takashi Miike no está buscando agradarnos con esta cinta. De hecho, al final de la película la letra de la canción dice “Aren’t they just like us?”. Miike pinta un cuadro terrible y después nos dice “te estás viendo en el espejo”. Muy interesante…