COnservadores y Liberales

Siempre me ha parecido interesante que los asuntos públicos en Puerto Rico rara vez se analicen desde un punto de vista de conservadurismo versus liberalismo. Siempre me ha parecido que muchas personas en la isla no “saben lo que son” en el espectro de lo conservador y lo liberal (tato en lo social, como en lo económico y lo político); somos una colección de posturas ante asuntos separados, pero no sabemos de dónde éstas provienen. La reciente controversia en cuanto a la propuesta resolución 99 (que pretende elevar el matrimonio entre un hombre y una mujer a rango constitucional) es un ejemplo de esto, pero en muchas de las discusiones se ha presentado como un enfrentamiento de gays vs. cristianos.

En el caso de la 99, el meollo del asunto es que el gobierno está intentando asumir el papel de ingeniero social, algo a lo que las personas que simpatizan con el liberalismo social (como yo) se tienden a oponer. ¿Qué significa esto? Sencillamente, que creemos que el gobierno debe involucrarse en un asunto sólo cuando representa una agresión directa a los derechos o la justicia de una persona o grupo específico. Hago énfasis en la frase “agresión directa”, refiriéndome a que existe una víctima clara y señalable. Por ejemplo, una persona que asesina o le hace daño físico a otra está cometiendo un crimen directo contra una víctima señalable. Un hombre que se para en la plaza pública y se besa con otro hombre podrá ofender a muchos, pero no está cometiendo un acto de agresión directa. ¿Qué controversial es ese “derecho a ofender”, verdad?

Esto es a lo que las personas usualmente se refieren cuando dicen que “no se debe legislar la moral”, y que otros malinterpretan porque están tomando la frase en sentido literal. La moral se legisla, por supuesto, pero la víctima no puede ser un concepto amorfo como “la fibra moral de nuestro pueblo”. Si fuera así habría otro montón de cosas que habría que prohibir (y de hecho, por no ser así hay otro montón de cosas que hay que legalizar).

Este concepto de la no-intervención del gobierno quizás es difícil de comprender para muchos en Puerto Rico, que hemos vivido por mucho tiempo bajo un Estado Papá (ahora un Estado Papi), donde miramos al gobierno para que nos resuelva todo, pero es algo importante para los derechos de igualdad y de libre expresión de todos, y esto incluye la libertad de todas las religiones de practicar sus creencias como les parezca. El error de algunos conservadores es que están yendo punto por punto y caso por caso tratando de ilegalizar las cosas que ellos (o en el caso de los religiosos, sus biblias) dicen que están mal. Nosotros estamos hablando de trabajar las leyes utilizando este principio fundamental y abarcador en cuanto a la cuestión social (el principio de crimen sin víctima que expliqué) con la meta de fomentar la convivencia entre personas que piensan diferente: cristianos, ateos, judíos, gentiles, homosexuales, heterosexuales, monógamos, polígamos, y todos los demás.

De paso, de toda esta discusión surge otra pregunta: ¿Por qué tiene el gobierno que meterse a definir qué es un matrimonio, aun en términos puramente civiles? De eso hablaré en un artículo próximo.

Artículos Relacionados:

Presiona para mostrar los comentarios (15) o añadir un comentario. Comentarios (presiona para esconder)
  1. Yenye enero 25, 2008 1:15 am

    Aunque te fajaste con esta paja mental (creo que es tu post mas largo), creo que la supuesta controversia de la res. 99 no tiene que ver con conservadurismo vs. liberalismo, sino con el oportunismo politico. Esto es pura politiqueria. Los religiosos (y los legisladores ineptos) quieren arreglar las cosas en el papel y no en la brea. Eso es todo.
    La cuestion de liberalismo vs. conservadurismo y toda esa vaina esta bien, pero no para lo de la 99. Eso es pura politiqueria.

  2. “Las fuerzas progresistas del país” | Tinta Digital enero 25, 2008 3:00 am

    […] Vila estaba “traicionando a las fuerzas progresistas de este país” por su decisión de firmar la resolución 99. Como le comenté, difiero en que el gobernador haya sido alguna vez un “progresista”. Pero lo […]

  3. Teófilo enero 25, 2008 10:04 am

    El escrito es uno sagaz y original, sin embargo no puedo estar de acuerdo con él ni con la distorsión que hace de la realidad.

    La emmienda 99 no representa un caso de “ingenieria social.” Al contrario, representa un recurso legítimo para detener la intentona ingenieril que proviene de sectores llamados “progresistas.”

    El matrimonio natural entre un hombre y una mujer – o en casos extremos y excepcionales, entre un hombre y varias mujeres – ha sido un hecho de la historia desde antes del advenimiento de la historia escrita. De hecho, la historia denota la existencia del matrimonio natural reconocido en derecho familial, tribal, étnico y civil completamente formado hacen más de 5 mil años. Otros tipos de uniones fueron más o menos toleradas de acuerdo al tiempo y la sociedad, pero nunca reconocido en derecho.

    Hasta ahora, que se intenta cambiar lo natural por lo artificial y usar el poder del estado para marginar el escrúpulo moral de la mayoría, atragantándonos una filosofía moral ajena y usando el activismo judicial y la agitación y la propaganda para marginar al resto de nosotros. Esto es lo que hacen las “fuerzas progresistas”; estas fuerzas son los verdaderos ingenieros sociales.

    La enmienda busca proteger en derecho positivo lo que ya es derecho natural: el derecho a la familia, a la complementaridad de los sexos, al derecho de la prole a disfrutar de sus padres biológicos en una unión estable y socialmente reconocida – derechos naturales que son soslayados e ignorados por quienes desean cambiar las cosas.

    La enmienda le pone un freno al caballo desbocado del cambio y asegura que si la sociedad quiere cambiar el concepto del matrimonio en derecho, que una supermayoría de sus representantes, con el aval del ejecutivo y una mayoría electoral así lo quieran, evitando que el matrimonio entre personas del mismo sexo sea impuesto a consecuencia de la agitación y la propaganda de una minoría apoyada por una elite cultural y ratificada por activistas judiciales. La enmienda 99 protege, no destruye la democracia puertorriqueña y a la vez, protege una definición de la familia en derecho que ha probado su utilidad social durante miles de años.

    También se habla de los “derechos” de las personas “gay.’ Que no quede duda mi posición al respecto.

    Las personas “gay” tienen los mismos derechos humanos que derivan de su propia naturaleza: el derecho al trabajo, al trato igual, a la no discriminación, a la amistad, a su buen nombre, a comer y a aportar al bien común. Eso lo ostentan, no porque son “gay,” sino porque son seres humanos y estos derechos dimanan de esa naturaleza.

    De hecho, las personas “gay” tienen el mismo derecho a casarse que los heterosexuales, ni más ni menos: con personas del sexo opuesto.

    Lo que se busca últimamente es implantar artificialmente un “derecho” mediante una semántica deconstructivista que proteja e impulse un matrimonio entre personas del mismo sexo como algo igual y a veces, hasta superior que lo que la naturaleza demanda. Se pretende imponer este punto de vista a la fuerza mediante el activismo judicial y el uso generoso de la distorsión y el insulto sin consulta alguna contra la mayoría de la sociedad que se le opone y sin mirar las consecuencias. A esto, nosotros oponemos y tenemos nuestras muy buenas razones las cuales expongo frecuentemente en este blog.

    Termino diciendo que apelar al “Amor” para justificar el matrimonio entre personas del mismo sexo te parecerá un gran argumento, pero solamente si olvidas que no si bien no hay Verdad sin Amor, no hay Amor sin Verdad.

    Mentirle a las personas que sienten atracción por personas de su mismo sexo diciéndole que su atracción es saludable y que la institución del matrimonio es para ellos, no es amarles. Y mentirle a la sociedad y al votante diciéndole lo mismo es otro embuste.

    La tolerancia corta por ambos lados. A nosotros los cristianos no se nos quiere tolerar y se nos quiere marginar de todo diálogo social por la moralidad que abrazamos. Se nos quiere imponer a la fuerza una moralidad extraña que eleva una mentira al rango de institución social. No podemos ni queremos permanecer callados mientras se nos busca aplastar de este modo. Nosotros somos tolerantes, sí, pero no hasta el punto del suicidio.

    -Theo

  4. Rafi enero 25, 2008 10:05 am

    Yenye:
    ¿Post más largo? Ni se acerca. Ese premio se lo lleva este post y otro montón más. 🙂

    Concuerdo que hay cierto nivel de oportunismo en todo esto, especialmente de parte de los políticos que, sabiendo bien las consecuencias sociales de este proyecto, lo apoyan para congraciarse con sus votantes. Por otro lado, conozco personalmente a cristianos y conservadores que apoyan este proyecto de todo corazón, porque ven los problemas sociales del país y honestamente entienden que el gobierno es el que tiene que velar por los intereses de la familia. El propósito de este post es explicar el error de esa forma de pensar; que la forma de asegurar la convivencia de todos (aun los que no están con las corrientes de pensamiento dominantes) es sacar al estado de ese tipo de consideración. Si en un debate contigo lo primero que hago es acusarte de demagogo y politiquero, ahí mismo el debate se acabó.

    Por otro lado, estas “pajas mentales” son extremadamente útiles. No sabes en cuántas ocasiones he empezado a escribir un artículo tratando de persuadir sobre un issue, y luego de recopilar y organizar todos los argumentos para mi caso me doy cuenta que esos argumentos no son fuertes, y termino modificando o cambiando totalmente mi posición al respecto.

  5. Rafi enero 25, 2008 11:04 am

    Theo: “El matrimonio natural entre un hombre y una mujer – o en casos extremos y excepcionales, entre un hombre y varias mujeres – ha sido un hecho de la historia desde antes del advenimiento de la historia escrita…Otros tipos de uniones fueron más o menos toleradas de acuerdo al tiempo y la sociedad, pero nunca reconocido en derecho.”

    No sé si estoy de acuerdo con esa declaración (que es la base para tus demás argumentos). Precisamente iba a hacer una segunda parte de este post, comenzando con la siguiente cita de este artículo del New York Times (supongo que de una vez podemos presentar el argumento aquí mismo en los comentarios):

    ¿Por qué la gente – homosexual o heterosexual – necesita el permiso del estado para casarse? Durante la mayor parte de la historia occidental no era necesario, porque el matrimonio era un contrato privado entre dos familias. El acuerdo entre los padres, no la aprobación de la iglesia o el estado, era lo que confirmaba su validez.

    Por 16 siglos, el Cristianismo también definía la validez de un matrimonio basándose en los deseos de la pareja. Si dos personas declaraban que habían intercambiado votos matrimoniales – aun a solas en la granja – la Iglesia Católica aceptaba la validez.

    El artículo sigue explicando la historia del matrimonio y explica que poco a poco en los siglos pasados fue que el matrimonio se fue convirtiendo en una cuestión sancionada por el estado. En algunos casos se utilizó como una cuestión clara de ingeniería social (la prohibición de matrimonios entre personas de diferentes razas, por ejemplo). Con el tiempo los sistemas judiciales fueron eliminando estas restricciones, pero entonces el matrimonio comenzó a utilizarse como una manera de determinar la distribución de recursos a dependientes, en áreas como seguro social, seguros médicos, herencias, y otros. Era una manera conveniente de definir una unidad familiar para este tipo de transacciones.

    El artículo propone algo que a mí me hace completo sentido: eliminar el matrimonio como una institución del estado, y volver a la forma que funcionó por gran parte de la historia (contratos privados). El concepto del matrimonio entonces se separa completamente del aparato gubernamental y se convierte en un asunto del dominio exclusivo de la religión, la que sea. Nuevamente, el gobierno no conoce un concepto llamado “matrimonio”; sólo conoce de contratos legales y está preparado para mediar disputas de incumplimiento de estos contratos.

    Claro, esto presenta una cantidad de issues que ya mencioné: seguro social, seguros médicos, herencias, impuestos, custodia, etc., pero éstos son más bien de tipo administrativo, no filosóficos, y ya el gobierno por mucho tiempo ha trabajado con estos tipos de asuntos con personas que no poseen una licencia matrimonial. Estos argumentos los tocaré en detalle cuando escriba el artículo.

    Así que en mi opinión toda esta controversia de la 99 ni siquiera toca el issue más profundo: que no hay razón filosófica para que el gobierno deba tener un concepto de lo que es el matrimonio (ni siquiera heterosexual).

    Sobre los derechos de las personas gay, no voy a entrar en eso porque de eso no es lo que estamos hablando. Sobre el apelar al amor, tampoco estamos hablando de nada de eso.

  6. Albizu García enero 25, 2008 12:17 pm

    Ok, no tengo mucho tiempo para escribir lo que pienso sobre esto pero voy a dejar que Penn & Teller hablen por mi sobre este tema:

    http://www.liveleak.com/view?i=e1a_1201250891

  7. joe enero 25, 2008 2:49 pm

    mmmmmmmmmm, ok

  8. Manny enero 25, 2008 3:04 pm

    Saludos Rafi y me alegro volver a escuchar de ti en tu propio blog.

    Creo que los políticos están logrando dividir mas a este país de lo que esta. Esto me recuerda la táctica de “divide and conquer” (dividir y conquistar).

    Los políticos de este país están generando una guerra de creencias religiosas en vez de discutir lo que realmente es la resolución 99. El referéndum para enmendar la constitución es un oportunismo político de los que están en poder utilizando el fervor religioso cristiano fundamentalista que existe en este país para complacer un sector que tiene amplio poder económico y político. Simple.

    Si el político logra congraciarse con estos grupos cristianos, especialmente los fundamentalistas poderosos, entonces cuando lleguen las primarias y luego a las elecciones generales, los pastores de estos grupos harán campaña a favor de estos políticos en sus los sermones, implorando con el nombre de Dios que voten por ellos. Y por gracia de los feligreses en que recibieron un mensaje de Dios a través del pastor… estos políticos mantienen su poder por 4 años más.

    Cada uno de nosotros tenemos nuestras creencias espirituales y religiosas. La Constitución de Puerto Rico y de Estado Unidos es clara en proteger este derecho y en proteger la separación de Estado y Religión. Por eso, no veo para nada útil en que se enmiende la Constitución de Puerto Rico para incluir la definición de matrimonio. Es más, enmendando la constitución daría cabida problemas constitucionales, como por ejemplo: los divorcios con consentimiento mutuo, derechos de hijos e hijas nacidos fuera del matrimonio reconocido y etc. Estos ejemplos que no tienen que ver en nada con el casamiento de parejas del mismo sexo.

  9. Eugenio enero 25, 2008 3:27 pm

    Qué bueno que se reactivó la guerrilla.

  10. La familia tradicional en Penn & Teller | Tinta Digital enero 25, 2008 5:02 pm

    […] un artículo en GuerrillaPop títulado “Un Razonamiento Liberal ante la 99“, Albizu dejó un enlace con éste vídeo que trata sobre la familia tradicional como una […]

  11. The Blog Machine enero 26, 2008 1:48 am

    No sé cual es el issue del casamiento si al fin y al cabo hay más parejas divorciadas que casadas… Ademas de que casarse esta fuera de moda, o no de moda… Solo que pienso que es algo super viejo (mentalidad del pasado).

    Ademas de que somos mentalmente inteligentes para saber que una unión no necesita que nadie fuera de la relación la este aprobando (Iglesia), y lo que si necesita es legalidad. Lo que habla Rafi de los “contratos privados”, pienso que es mejor así.

    Lo que sí estoy totalmente de acuerdo es que el derecho legal que tiene una pareja heterosexual la debe tener también una pareja gay/lesbiana por que sino estaríamos cometiendo racismo contra ellos, si ellos no tienen los mismos derechos seria como ser racistas…

    Btw Rafi mala mía por la promo jaja! Pero creo que deben ver el ultimo post mio sobre una película muy interesante, creo que todo el mundo debería ver ese vídeo….

  12. Eugenio enero 26, 2008 2:16 am

    En mi familia la primera unión de hecho la tuvieron (tienen) mis abuelos. Empezaron a convivir y a criar hijos sin contratos, ceremonias ni sacerdotes, y han estado toda la vida así. Pero ellos no le llaman a eso convivir, sino que dicen que “se casaron”, y que son un “matrimonio”. Y así hay muchas personas mayores en mi barrio. Lo irónico es que estoy seguro que tanto mis abuelos como muchos de esos otros “matrimonios” de viejitos conservadores votarán a favor de la enmienda.

  13. Conuco enero 26, 2008 11:23 am

  14. Rafi enero 26, 2008 11:51 am

    Albizu: Muy bueno el programa de Penn & Teller. Esos tipos de veras que ponen a prueba el Ad Hominem ; son tan abrasivos que la gente termina atacándolos a ellos, pero eso no evita que sus argumentos sean correctos.

    Joe: chévere.

    Manny: Qué bueno hablar contigo después de tanto tiempo. 🙂 Como le dije a Yenye, estoy de acuerdo que esto es una cuestión de oportunismo político. Como dices, muchos están aprovechando esto para apelar al voto religioso aunque personalmente estén en contra. Esto es como el hecho de que un político jamás puede atreverse a decir que es no-creyente; eso es suicidio político.

    Por otro lado (como también le dije a Yenye), estos son excelentes oportunidades para explicar por qué estamos filosóficamente en contra de tales cosas. A veces decimos “es tan ridículo que ni vale la pena ponerme a explicar”, pero yo creo que hay que hacerlo para que se entienda que uno no se saca sus posturas de la manga.

    Blogma, Eugenio: Eso del porciento de parejas que conviven, no se casan, se divorcian, se casan de nuevo, etc. es muy interesante. El programa de Penn y Teller da unas estadísticas sorprendentes acerca de la composición familiar moderna, y yo voy a hablar un poca más de eso cuando haga el próximo post.

  15. GuerrillaPop » Blog Archive » La Controversia de la 99: Mirando Más Allá febrero 8, 2008 12:58 pm

    […] Este artículo expande un comentario que hice en un post anterior relacionado a la resolución […]