En ocasión de mi cumpleaños número 29 aquí les presento una ilustración que resume mejor este acontecimiento:

Receding Hairline

Sí, cada año que pasa lo voy notando más, y me parece que no falta mucho tiempo para empezar a tomar medidas para remediar la situación. Lo más probable es que me corte el pelo lo más pegado posible sin afeitarme la cabeza (afeitarme me suena demasiado complicado y extremo), ya que mientras más largo el pelo, más se notan las entradas. Eso sí, no pienso “negar” mi condición así que nada de recortes césar para tapar las entradas artificialmente; si lo pensamos bien, el recorete césar es como un “combover” en escala mini. 🙂