Paula y nuestra gata Lupita

He publicado un set de fotos de Paula Zoé de las últimas dos semanas.

A medida que pasan los días la niña ya está entrando en un itinerario de alimentación y sueño un poco más regular y predecible aunque, por supuesto, hay los días que nos parece que hemos vuelto a la primera semana. Eso sí, la comida sigue siendo cada tres o cuatro horas incluyendo la noche, por lo que nuestras amanecidas continúan. Afortunadamente puedo decir que me he acostumbrado a levantarme durante la madrugada; la clave es acostarse bien temprano para no llegar “pegao” al trabajo al día siguiente.

Como es de esperarse, Paula crece rápidamente, e inclusive ya está usando alguna ropa tamaño “3 meses”. En estos días el pediatra le puso sus pantallas y creo que su mamá lloró más que la niña misma 🙂 También hemos descubierto una manera infalible de hacerla reír: Simplemente hay que acariciarle suavemente el cachete o la barbilla y la niña se muere de la risa. Es una sonrisa que vale un millón, y que me desmorona totalmente cuando la veo:

Paula Sonriendo